Celebraron su “particular final de curso”, particular porque en realidad la labor de estas voluntariosas mujeres no termina nunca, ni se van de vacaciones. Con sus esfuerzos diarios ofrecen apoyo a mujeres víctimas de violencia de género, inmigrantes, personas enfermas, necesitados, ancianos… Todos sabemos que el papel de la mujer en la sociedad y en las familias es de incalculable valor y gracias a colectivos como este se realiza una importante labor en muchos sentidos.

Gracias por elegirnos una vez más y sobre todo, gracias por vuestros esfuerzos y solidaridad.